domingo , septiembre 25 2022

Santos Quispe abandona celdas policiales y reafirma que el caso en su contra fue ‘armado’

En medio de una multitud de seguidores que lo esperaron, el gobernador de La Paz, Santos Quispe, abandonó la noche de este jueves las celdas policiales para cumplir con la detención domiciliaria y reafirmó que el caso en su contra fue “armado”.

La autoridad departamental compareció en una audiencia por los delitos de uso indebido de bienes y servicios públicos y obstrucción de la justicia, tras –presuntamente– haber consumido bebidas alcohólicas en su despacho junto a otras personas.

Luego de conocer la decisión judicial, Quispe agradeció al juez por la decisión asumida en su caso y aseguró que es inocente, incluso desde el momento que fue aprehendido en aparente estado de ebriedad.

“Han armado (el caso), han hecho cosas, han traído bolsas llenas de cerveza aplastadas ¿Quién puede tomar latas de cerveza aplastadas y que me lo echan ahí (en mi despacho)? y (la Policía) ha entrado con la fuerza bruta, han destruido propiedad patrimonial”, dijo en un breve encuentro con los medios.

Pese al proceso que aún tiene abierto, la autoridad descartó denunciar a quienes lo acusaron de haber consumido bebidas alcohólicas.

“Yo no les voy a denunciar, está en su conciencia, cada uno sabe, que lo va a juzgar; porque la verdad, él (Israel Alanoca) ha hecho mucho daño y estará en su conciencia”, dijo.

Según la determinación judicial, Quispe tiene detención domiciliaria, permitido salir a cumplir sus funciones de gobernador desde las 07.00 hasta las 21.00, se ordenó su arraigo, el pago de una fianza de Bs 70.000.

Además, se le prohibió acercarse a los denunciantes, los asambleístas de Somos Pueblo, Israel Alanoca y María Góngora, y a las nueve personas con las que fue sorprendido en su despacho la noche del martes.

(ERBOL)