Romero plantea un «cambalache» con EE.UU. para intercambiar a Dávila por Sánchez Berzaín y Murillo

El exministro de Gobierno durante el mandato de Evo Morales, Carlos Romero, reapareció este jueves para dar una extensa conferencia de prensa sobre la detención de Maximiliano Dávila, exjefe antidrogas, y el pedido de extradición solicitado por Estados Unidos. Para la exautoridad nacional, la decisión debe responderse en el ámbito de la justicia a pesar que es la Cancillería la que mantenga los canales de diálogo.

«Desde el punto de vista político, si quieren extraditar a Dávila, a lo mejor hay que hacer un cambalache y que nos envíen a los dos exministros que están protegidos en el país del norte», manifestó Romero, refiriéndose a Carlos Sánchez Berzaín  y Arturo Murillo.

Al inicio de la rueda de prensa, Romero señaló que le  pareció oportuno pronunciarse sobre la detención del ex director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Maximiliano Dávila, y la posible relación con el expresidente Evo Morales.

Para Romero, la petición de extradición de Dávila debe resolverse en los estrados judiciales. Para ello, Estados Unidos no solo debe enviar la solicitud, sino que también deberá demostrar la vinculación de Dávila con el tráfico de cocaína.

(EL DEBER)