jueves , diciembre 1 2022

Piscicultores del Trópico de Cochabamba disponen de unas 4.000 toneladas de pescado para ofrecer al mercado

Dada la tensión entre los comerciantes e importadores de pescados y la disposición del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuario e Inocuidad Alimentaria (Senasag) de no autorizar la descarga de los pescados importados de Argentina, previo estudio de laboratorio que verifique la calidad de la mercancía, piscicultores del Trópico de Cochabamba (Chapare) afirman que este sector cuenta con unas 4.000 toneladas de pescado de diferentes especies para ofrecer al mercado cruceño y nacional.

Así, el gerente general de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Rolando Morales, indicó que esta organización -que representa al aparato productivo de esa región- celebra y aplaude la firmeza emprendida por el Senasag, que lo único que hace es hacer respetar las normas vigentes en cuanto a control de inocuidad y sanidad de los alimentos que provienen de mercados del exterior.

Dijo que en los municipios del trópico de Cochabamba existen 7.000 familias que se dedican a la reproducción de pescados con fines comerciales. Morales estima que deben haber más de 5.000 piscinas con pescados de diferentes variedades. “Es producción nacional, no foránea”, añadió.

Sobre el conflicto de los comercializadores e importadores de pescado con el Senasag, a juzgar por Morales, la presión responde a intereses económicos por parte de los movilizados.

Sustentó que ellos (importadores) pagan Bs 8 por el kilo de pescado en Argentina y a los productores nacionales intentan pagarles de Bs 15 a 17 por la misma proporción. “Están habituados a generar ‘mucha’ ganancias, en desmedro de la economía de los productores”, sostuvo Morales.

(EL DEBER)