NO SEAMOS NI AVAROS, NI CODICIOSOS

En su reflexión dominical, el Arzobispo de La paz lanzó varias reflexiones y desafíos.

A continuación recogemos algunas ideas claves:

CONOCIENDO AL AVARO Y CODICIOSO 

El Arzobispo dijo con vehemencia: No seamos codiciisos, tacaños, no seamos MICH’AS. 

Codioso es aquel o aquella que junta todo. Aunque ya no necesita, sigue juntando y ni siquiera usa lo que junta. 

El avaro es el que no gasta ni para sí mismo.

El codicioso es el que quiere seguir teniendo más a pesar de lo que tiene. 

LA HERENCIAS QUE DEBEMOS DEJAR

Queridos abuelitos, papás, mamás: La única herencia que debe preocuparnos dejar a nuestros hijos es la fe en Dios. 

Sabemos que si no nos agarramos de la mano de Dios, nos vamos a agarrar de la mano del poder, de la mano del placer, de la mano de la plata. Eso quiere decir que vamos a ser avaros, mich’as y codiciosos. 

Sólo la fe en Dios puede hacernos personas desprendidas, solidarias, que sabemos conformarnos con lo que nos hace falta para vivir dignamente. . 

Todo aquello que está en nuestras manos y no lo necesitamos es de nuestros hermanos, hay que devolver . 

Ya no nos hagamos engañar con las ansias de acumular: que casita, que cochecito, dinerito.

Papás, abuelitos, si aman a sus hijos y a sus nietos, enséñenles a amar a Dios y listo le están dejando la herencia más grande, más preciosa y más bella.

Los niños y jóvenes agarrados de la mano de Dios van a ser personas sanas, buenas y nobles, 

REGALOS PARA BOLIVIA EN SUS CUMPLEAÑOS

Regalemos a BOLIVIA CONFIANZA. Dejemos ser codiciosos, mich’as, avaros

REGALEMOS COMPASIÓN Pongámonos en el pellejo del otro, en el lugar del otro, en el lugar de aquel agricultor que tiene que romperse el lomo para vender 25 mandarinas en 10 bolivianos, para vender unas arroba de maíz en 20, 30 bolivianos…

REGALEMOS TRABAJO CRISTIANO

Muchos trabajan para acumular cosas, ya tiene casita, otra casita busca, ya tiene el cochecito, otro mejorcito quiere. Ese trabajo esclaviza

El trabajo es continuar la obra de Dios, no para contaminar nuestros ríos a través de la explotación indiscriminada de los minerales, no para contaminar nuestros suelos y nuestras quebradas por el cultivo desmedido de la hoja de coca, 

El trabajo es el que nos realiza como hijos de Dios, como criaturas de Dios. En el trabajo aportamos un granito de arena al crecimiento de mi persona, de mi familia, de mi barrio, de mi departamento, del país. 

 El trabajo, es para percibir en un salario digno, Igualitario. En Bolivia hay personas que ganan 2300 bolivianos y otros que ganan 30, 40, 50 y 80.000 bolivianos. Están ñtranquilitos y bien Católicos.  

Trabajemos para agrandar la creación y cuidarla, trabajemos de manera muy especial para hacernos personas dignas y trabajemos para percibir un salario digno, no más de lo necesario.

Nunca agarremos más de lo necesario, pecado es. 

Dónde se van a bañar los  niños, los futuros jóvenes. ¿En dónde se van a bañar si todas nuestras quebradas las estamos contaminando diariamente?, y todos somos cómplices de aquello, porque calladitos estamos.

Se están talando nuestros bosques, contaminando nuestros ríos, matando nuestros animalitos de toda forma.

Es injusto ganar un salario de 20 mil bolivianos, cuando mi hermano gana 2000

Por eso queremos regalar a Bolivia esa igualdad, esa solidaridad, esa compasión. 

¡Qué viva Bolivia Hermanos!… ¡Que viva!