sábado , septiembre 24 2022

MIZQUE: INVITAN A LA FESTIVIDAD DEL SEÑOR DE BURGOS

Las autoridades y pobladores de Mizque llegaron hasta la ciudad de Cochabamba para promocionar la festividad del Señor de Burgos. La festividad se celebra del 8 al 15 de septiembre

Se preparan diferentes actividades artísticas, turísticas, gastronómicas, populares. Sus autoridades y su población invitan a festejar los logros que se tuvo en esa población, y ayudar a promover su movimiento económico.

Mizque está ubicada a 170 kilómetros y aproximadamente 2 horas de la ciudad de Cochabamba.

EL MITO DEL SEÑOR DE BURGOS

La fe por el Señor de Burgos en Mizque surgió en el siglo XVI, cuando ocurrió un primer milagro. Según la tradición oral cerca del río Pisuerga, vivía una pareja de esposos dedicada a la agricultura y a la crianza de cabras, la cual -a pesar de los años de convivencia- no había podido concebir hijos; pero, repentinamente, ella quedó embarazada.

Durante el parto, las cosas se complicaron de tal manera que la madre y el hijo corrían el riesgo de perder la vida, debido a la edad avanzada de la mujer. De pronto, un hombre gallardo llegó al hogar de la pareja pidiendo cobijo por una noche.

Al ver la aflicción del dueño de casa, el visitante misterioso lo tranquilizó y atendió a la mujer parturienta. Dio a luz a un saludable varón.

En agradecimiento, los humildes agricultores pidieron a ese extraño, quien dijo llamarse Manuel Burgos, que sea el padrino de su primogénito, y este accedió a la petición.

Después varios meses, la pareja fue en busca de su futuro compadre al convento de San Agustín, donde Burgos dijo que vivía; pero, al llegar al lugar, el religioso que abrió la puerta les dijo que allí no vivía nadie con ese nombre.

A tanta insistencia, el encargado permitió su ingreso al interior del convento. Allí, los esposos identificaron una imagen de Jesús golpeado y crucificado, que tenía mucha similitud con su “compadre”

Para confirmar su historia, el agricultor sacó de su atado la tela con la que el hombre misterioso cubrió a su esposa. El sacerdote se asombró al ver que era igual a la vestimenta de la imagen del Señor de Burgos; el milagro comenzó a pasar de boca en boca.