jueves , diciembre 1 2022

Los niños no son números, son seres humanos

El papa Francisco quiere que este mes de noviembre recemos, reflexionemos, y comprometámos por cambiar la realidad que los niños viven en todo el mundo.

Las palabras de Francisco van dirigidas en defensa de los más pequeños: los niños y niñas que son olvidados, que sufren a diario el rechazo, la indigencia, la pobreza y todo tipo de conflicto, sin una oportunidad real de crecimiento y desarrollo y sin acceder a derechos básicos.

Francisco hace un fuerte llamado por las extremas condiciones en las que viven millones de niños y niñas en el mundo.

Para el Papa, “un niño abandonado es culpa nuestra”: es por eso que insiste en que puedan “acceder a la educación y redescubrir el afecto de una familia”.

Cada niño tiene derecho a jugar, a estudiar y a soñar, por ello, el Pontífice pide asumir responsabilidades y no olvidar que se trata de “seres humanos con un nombre, con un rostro propio, con una identidad que Dios les ha dado”.

El mensaje del Papa clama por los derechos fundamentales de los niños, y pide rezar para que accedan a los servicios más básicos y al calor y amor de una familia: “No podemos permitir más que se sientan solos y abandonados; necesitan poder recibir una educación y sentir el amor de una familia para saber que Dios no los olvida”.