LOS DESCONECTADOS

Me gusto este articulo y por eso se los comparto, reconozco que le ordene de una manera sistemática, con el fin de una mejor comprensión. .

LOS DESCONECTADOS

Son personas que decidieron vivir sin internet para volver a conectarse con la vida real y sencilla.

QUIENES SON LOS DESCONECTADOS

Los desconectados son personas que, voluntariamente, han decidido poner freno al internet y hacerle un corte a la hiperconectividad.

Es una nueva tribu urbana, exótica pero cada vez más numerosa. Son unos marcianos que han resuelto aparcar la vida virtual para dedicarse a vivir la vida real.

Los desconectados son gente de ciudad, nativos digitales que han crecido al amparo de la red, pero que han decidido superarla, y que están demostrando que sí, que es perfectamente posible vivir sin internet sin renunciar por ello a su actividad profesional o a sus vínculos sociales.

Los desconectados son personas que quiere dejar de lado el mundo virtual para volver a la vida real. Representaba ya en 2012 el 3,4% de los franceses. Ellos han decidido decir adiós al internet, porque sienten que están perdiendo la vida de verdad, ésa que tiene lugar fuera de la pantalla.

Hablamos de gente de entre 25 y 49 años, de la clase alta, universitarios, que se movían como pez en el agua por la web y que un buen día decidieron salir de Facebook y de Twitter y limitar su uso de internet al mínimo y a aspectos muy concretos, como presentar la declaración de la renta, echar un vistazo al correo o comprobar la cuenta del banco.

LOS DESCONECTADOS OPINAN:

Que estamos perdiendo las conversaciones, las relaciones cara a cara, lo auténtico, lo natural.

Nos venden, nos hacen creer que gracias a las redes sociales estamos cada vez más conectados;  pero es lo contrario: nos aíslan, nos hacen cada vez más individualistas.

La gran paradoja es que los desconectados sienten que reconectan con el mundo real», explica Puig Punyet.

EL MOVIMIENTO DE LOS DESCONECTADOS CRECE

Enric Puig Punyet es un desconectado. Doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona y la École Normale Supérieure de París, profesor en la Universitat Oberta de Catalunya y escritor, artista y comisario independiente.

Impulsó varias iniciativas internacionales, escribió el libro “La gran adicción. Cómo sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo” (Editorial Arpa), un libro que relata los casos de varias personas que, como él, han decidido desconectarse de la red no por romanticismo, sino por salud mental y calidad de vida.

Los desconectados existen. La necesidad de desconexión está creciendo tanto que ya hay avispados empresarios de turismo que ofrecen hoteles sin wifi, o restaurantes que se publicitan por no disponer de conexión a internet.

El reputado y austero diseñador inglés Jasper Morrison creó el año pasado el MP 01, un móvil de formas aerodinámicas que, en contraposición con los teléfonos inteligentes cada vez más complicados, no incluye conexión a Internet, sólo sirve para realizar y recibir llamadas y mensajes de texto.