jueves , diciembre 1 2022

LANZAN EL SOCORRO O AUXILIO PARA SALVAR AL RÍO INTOXICADO DE CONTAMINACIÓN MINERA EN COLQUECHACA, MACHA Y POCOATA, NORTE DE POTOSÍ

Los alcaldes de los tres municipios firmarán HOY este socorro o alerta naranja indicando que las aguas del río están intoxicadas con acidez, 2, 3 y 4, es decir no aptas para el riego y tampoco para el consumo humano. Pedirán 2 millones de bolivianos a la gobernación de Potosí para terminar de instalar una planta de tratamiento de aguas ácidas y rehabilitar esas aguas, algo parecido a la construcción de un hospital para curar ríos enfermos.

Este documento pasará a manos del gobernador Johnny Mamani y esta autoridad lo entregará a su vez a la Asamblea Departamental, allí entre el 22 y 29 de abril se aprobará dando visto bueno al desembolso de los dos millones de bolivianos y con esto terminar la construcción de la planta de tratamiento que ya tiene un avance del 80% y así SALVAR LA VIDA DEL RÍO COLQUECHACA-MACHA-POCOATA en el norte Potosí.

Más tarde se firmará el convenio y será la alcaldía de Colquechaca que se encargue de concluir este hospital de curación de ríos enfermos. Paralelamente se firmará otro documento para decidir quién se encarga de hacer funcionar esta planta de tratamiento de aguas ácidas y sostenerlo en el tiempo. Según información del proyectista, ingeniero Lahore del Ministerio de Medio Ambiente, se requieren 2 mil dólares mensuales para su funcionamiento. El proyecto señala que con los desechos obtenidos se puede autosostener la planta de tratamiento de aguas ácidas.

Fueron los regantes, unas dos mil familias que se dedican al cultivo de frutas, hortalizas, cereales y otros productos agrícolas que se movilizaron con bloqueos de carreteras, cumbres, cabildos, viajes a la sede de gobierno, a la gobernación potosina y presentación de proyectos de ley y proyectos a diseño final quienes con la presión desde el año 2011 consiguieron esta obra, a ellos se sumaron los cooperativistas mineros de Colquechaca y la alcaldía que aportaron con un monto promedio de 1 millón de bolivianos para la instalación de esta planta de tratamiento de aguas ácidas.

Con la recuperación de las aguas para el riego se mejorará la producción agrícola, los regantes tendrán más ingresos económicos, se frenará la migración pero en especial se salvará la vida del río Colquechaca-Macha-Pocoata

Así se abren las puertas para que el Estado Central, la gobernación y las alcaldías pero también los operadores mineros se comprometan a curar los ríos enfermos de contaminación.

En Bolivia muchas leyes medioambientales no se cumplen y generalmente también el estado central rehúye a su responsabilidad de defender al medio ambiente de la contaminación tal como manda el artículo 4 de la ley Marco de la Madre Tierra, muchos operadores no cumplen sus obligaciones, es excepcional y único el caso de los mineros de Colquechaca y finalmente cuando hay proyectos como éste de reparación del daño ambiental no hay financiamiento y se sufre una eternidad para conseguirlo.