jueves , diciembre 1 2022

LA ORACIÓN AYUDA A PREGUNTARNOS COMO ESTAMOS

En los templos de la Iglesia Católica, re leyeron el mensaje de Jesús. El papa Francisco recordó las palabras de Jesús que dice: Cuando vuelva el hijo del hombre encontrará fe entre nosotros?

Nos desafía imaginarnos a Jesús que llega hoy. Qué encontraría en nuestras sociedades, y como  nos contraria a cada a cada persona.  Y responde:

¿Jesús encontraría una sociedad?:

  • con muchas guerras, pobreza y desigualdades,
  • con grandes conquistas de la técnica, muchos medios modernos
  • y con gente que va siempre deprisa, sin detenerse nunca”.

¿Qué encontraría en mí, en mi vida, en mi corazón? ¿Qué prioridades vería?

  • Nos encontrará a muchos de nosotros concentrados sobre muchas cosas urgentes, pero no necesarias,
  • Estaremos ocupados y preocupados de muchas realidades secundarias;
  • Y quizá, sin darnos cuenta, descuidamos lo que más cuenta
  • Y dejamos que nuestro amor por Dios se vaya enfriando, se enfríe poco a poco”.

LA ORACIÓN ES LA MEDICINA DE LA FE, EL RECONSTITUYENTE DEL ALMA

La oración es la medicina que ayudará a superar algunos males actuales. Esta oración hay que cultivarla:

La oración se asemeja a una planta que tenemos en casa: tenemos que nutrirla con constancia, cada día, ¡no podemos empaparla y después dejarla sin agua durante semanas!

La oración: no se puede vivir solo de momentos fuertes o de encuentros intensos de vez en cuando para después “entrar en letargo”. Nuestra fe se secará.

El ser humano necesita el agua cotidiana de la oración, necesita un tiempo dedicado a Dios, de forma que Él pueda entrar en nuestro tiempo, en nuestra historia.

LA ORACIÓN DEBE SER SENCILLA, CON POCAS PALABRAS

La oración debería ser sencilla y pequeña: Nada más al levantarnos podemos decir: “Señor, te doy las gracias y te ofrezco este día”.

Después, o antes de una actividad, podemos repetir: “Ven, Espíritu Santo”; y entre una cosa y la otra rezar así: “Jesús confío en ti, Jesús te amo”. Son pequeñas oraciones que nos ayudan a mantenernos en contacto con el Señor.

ENVIARLE MENSAJES A DIOS

El papa sugiere que hagamos como el watsap, muchas veces mandamos “mensajes” a las personas que queremos. Podemos mandarle un mensaje a Dios. Así nuestro corazón estará conectado con El. Tampoco olvidemos de leer las respuestas que Dios nos da. El siempre responde.