La ERA DEL GAS ESTARÍA TERMINANDO, la era de los minerales nunca concluyó, BOLIVIA ES Y SEGUIRÁ SIENDO MINERA por mucho tiempo más

RADIO PIO XII.- Esa es una de las principales conclusiones de Héctor Córdova, al presentar el estudio Políticas Mineras Para Bolivia, quien aclaro que en la práctica hoy la minería sirve para dar dólares frescos y aliviar la crisis económica del país, pero no se multiplica o mejora el excedente o ganancia minera y por tanto no se apunta bien al desarrollo del país y de las regiones mineras.

El autor de la obra asegura que se puede multiplicar el excedente (regalías e impuestos) logrando la industrialización de los minerales y consiguiendo un mercado seguro para la producción, esa tendría que ser una política minera que guíe el buen precio de los minerales hacia el desarrollo nacional.

Bolivia exporta minerales por un valor de 5 mil millones de dólares, este rubro ha superado a los hidrocarburos pero mientras no se industrialice la minería se pierde mucho dinero. La población aún no comprende esta realidad y no se moviliza para superar este problema como lo hizo con el gas dice José Pimentel, exministro de minería, quien secunda a Héctor Córdova y es comentarista de la publicación.

La producción minera estatal es de apenas el 8% del total nacional, la minería está en manos de cooperativas y de la empresa privada. En la etapa de producción de materia prima se aconseja que el control estatal sea total, pero en la etapa de industrialización se deben buscar socios privados que aporten tecnología y recursos humanos bien formados, según la propuesta de Héctor Córdova.

Se propone declarar mineral estratégico para el desarrollo del país al oro como se ha hecho con el litio. No se puede dejar todo en manos de las cooperativas mineras, las que manejan el 95% de la producción aurifera y las que el año pasado exportaron oro por un valor de 2.500 millones de dólares pero entregaron al país un excedente menor a los 60 millones de dólares, dice el investigador Héctor Córdova, para justificar su propuesta.

Propone también cobrarles un 7% de regalía minera, no los 2.5% de regalía que actualmente cancelan las coooperativas. Asimismo sugiere corregir que éstas trabajen como verdaderas cooperativas, denuncian que los socios de estas entidades contratan peones para la producción, convirtiendo a las cooperativas en empresas y en esa calidad deben pagar también el impuesto a la ganancia.

Estamos regalando 1.200 a 1.500 millones de dólares año a fundiciones y empresas que procesan el zinc boliviano en el extranjero, al exportar este mineral en bruto  sin procesarlo o industrializarlo. Córdova recomienda la hidrometalurgia menos contaminante para purificar el mineral de zinc como primer paso en la industrialización para recaudar más ganancia destinada al país.

También indica que si no consolidamos la industria del litio en los siguientes 10 años habremos perdido y estaremos fuera del circuito mundial, no nos beneficiaremos de las ganancias de la demanda y consumo del litio.

Sugiere que el 2023 se instalen fábricas bolivianas de baterias de litio en el extranjero para evitar mayores costos de operación en la importación y traslado del 95% de los insumos que requieren estas baterías. Los insumos no son producidos en Bolivia, señala el investigador de Políticas Mineras Para Bolivia.

La investigación es producto de encuentros y reflexiones de varios expertos en el tema y fue propiciada y publicada por la Fundación Friedrich Ebert Bolivia