OPINION

Buena nueva, buena Onda

 

Buena nueva, buena Onda

 

Entre sus varios mensajes un día Jesús les dijo a sus amigos: Yo le pediré al Padre que les de otro defensor, que les dé el espíritu de la verdad que esté siempre con ustedes.

Ayer como hoy existe la amenaza a la verdad. Vivimos en una sociedad amenazados por la fatal de la verdad. Hoy como ayer a la verdad se la manipula, se la oculta, se la disfraza.

A la mentira se la llama diplomacia, a la explotación negocio, a la irresponsabilidad tolerancia, a la injusticia orden establecido, a la sensualidad amor, a la arbitrariedad libertad, a la falta de respeto sinceridad.
Existen variadas formas de menospreciar la verdad:
La información parcial, deformada y mutilada, crea un clima de incertidumbre, sospecha y desconfianza.
La manipulación de los medios de comunicación, el descrédito sistemático del adversario, el ocultamiento de los propios errores, los silencios cómplices.., son otros tantos medios de menospreciar la verdad.
La mentira y el ocultamiento de la verdad es el terreno más propicio para el crecimiento de la violencia y de la agresividad.
Con la mentira no se construye nada digno de verdadero respeto.
En estas circunstancias Jesús nos promete el “Espíritu de la verdad.
Necesitamos el Espíritu de la verdad que nos defienda. Es necesario que todos creamos en la eficacia humanizadora de la verdad y nos empeñemos en una búsqueda laboriosa de honradez y sinceridad social.
El respeto total a la verdad aproxima a los grupos, fortalece la justicia y nos encamina a la verdadera paz.

0
0
0
s2smodern