MEDIO AMBIENTE

RADIO PIO XII.- Preguntó Grover Alejandro del Tribunal Departamental Electoral a jóvenes, líderes, mujeres y autoridades originarias del ayllu Sikoya en el tercer taller de los defensores de los ríos o líderes medioambientales, realizado este fin de semana en Llallagua, parte de la cuenca Catavi-río Chayanta.

La CONSULTA PREVIA, preguntar a las comunidades indígenas, originarias y campesinas antes de iniciar la explotación minera en su territorio, fue tema de estúdio. Se aclaró que esa preocupación está respaldada por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo; reconocida por la norma de Naciones Unidas para los pueblos indígenas originarias y refrendada en la Constitución Política del Estado Boliviano.

NO PODÍAN DECIDIR

En tiempos de la Colonia, los colonizadores aseguraban que los pueblos indígenas no tenían alma y por tanto eran incapaces de decidir sobre la explotación de recursos naturales y sí lo era el invasor y él era el único que conocía y podía decidir los destinos de los yacimientos mineros.

¿QUIÉNES SON?

Grover Alejandro dijo que los pueblos indígenas son quienes viven en el territorio antes de la llegada de los españoles, representados por una cultura que los identifica, una historia común, sus tradiciones, usos y costumbres y su propio gobierno.

Aclaró que la CONSULTA PREVIA es parte de la democracia participativa y directa y que por esto debe ser libre, veraz, bien informada, de buena fé y concertada.

REQUISITOS

Debe realizarse antes de iniciar la explotación minera y para que sea consulta previa deben estar presentes el Ministerio de Minería y la Autoridad Jurisdiccional Minera; la comunidad o el pueblo indígena originaria en cuyo territorio está el yacimiento minero; el empresario que explotará la concesión minera, sea comibol o cooperativista; y NO DEBE FALTAR EL ÓRGANO ELECTORAL PLURINACIONAL para verificar que la consulta sea bien realizada.

UNA DECISIÓN NO VINCULANTE NI OBLIGATORIA

En la explicación, se dijo que los pueblos indígenas pueden decir no a la explotación minera, pero en la mayor parte de los casos, agotadas las negociaciones, es el ministerio de minería el que decide y en muchos casos conocidos este ministerio resolvió por el sí a la explotación minera.

Una vez realizada la consulta y elaborados los informes son enviados al congreso para que se dé visto bueno a la firma de contrato ¿será que los congresistas revisan bien estos informes antes de dar luz verde a la firma de contratos? Fue la otra pregunta que se hizo en el taller.

Con todo esto se espera que a futuro se apruebe la Ley MARCO DE LA CONSULTA PREVIA que solucionará todas estas deficiencias y llenará todos los huecos no aclarados.

CONSULTAS Y CONSULTAS

Los presentes preguntaron qué pasó en las negociaciones entre empresarios, cooperativistas, comibol y comunarios antes de la consulta previa; si se hicieron acuerdos internos como la dotación de agua para la comunidad, proyectos como una planta procesadora de papa, incentivos en salud, en educación y en desarrollo para el pueblo indígena originario; por qué el estado es tan lento en invertir en minería y se hace ganar con la empresa privada; si las operaciones mineras pagan regalías mineras e impuestos y CÓMO NO SER ENGAÑADOS EN ESTA CONSULTA PREVIA

La conclusión final fue que debe haber una negociación de buena fe para: en lo posible disminuir al máximo la contaminación ambiental en ríos y tierras producto de la explotación minera; beneficios para la comunidad; respeto a los derechos de todos; acuerdos de buena fe entre comunarios y mineros e ingresos para que el país mejore la condición de vida de sus habitante

0
0
0
s2smodern