EVANGELIZACION


Abandonamos a Jesús, porque nuestra fe se reduce a cumplir unas obligaciones religiosas. Ser cristiano consiste en ir repitiendo un determinado comportamiento religioso a lo largo de toda la vida.

¿Ustedes tambien quieren dejarme?, Esta fue una pregunta que Jesús les hizo a sus amigos, cuando muchos de ellos lo abandonaron.

Decían que la razón del abandono fue su modo de hablar es duro
Hoy muchos cristianos abandonan sus creencias, abandonan a Dios, abandonan su fe, abandonan la tradición cristiana de sus familias y las razones son variadas:
Algunos abandonamos a Jesús, porque nuestra fe se reduce a cumplir unas obligaciones religiosas. Ser cristiano consiste en ir repitiendo un determinado comportamiento religioso a lo largo de toda la vida.
Otros cristianos viven su religión infantil: pasan los años y siguen alimentando su relación con Dios mediante esquemas aprendidos en la infancia. Nunca aprenden nuevas formas de vivir su cristianismo. Nunca han leído personalmente el evangelio. Nunca se han preocupado de conocer a Jesús.
Otros abandonamos a Jesús porque vivimos envueltos por ruidos, agitado por toda clase de estímulos y sensaciones, llevado por la ansiedad y la prisa.
Nos estamos quedando sin silencio y no sabemos cómo curarnos de esta grave enfermedad que comienza a arruinar el ser mismo del humano.
Se convierte en un ser vulnerable al que falta consistencia interior y profundidad. Cualquier acontecimiento negativo puede hacerle perder estabilidad.
Al hombre ruidoso se le hace difícil el encuentro con Dios.
El humano ruidos no solo está abandonando a Jesús, sino que se está abandonando así mismo.
A lo largo de veinte siglos es mucho el polvo que ha impedido a muchos cristianos sencillos encontrarse con la frescura de aquel que perdonaba a las prostitutas, abrazaba a los niños, lloraba con los amigos, contagiaba esperanza e invitaba a vivir con la libertad y el amor de los hijos de Dios.
Que hacer para no abandonar a Jesús
Para no abandonar a Jesús hemos de aprender de nuevo el arte de leer los evangelios con la idea de encontrar a esa persona que caminó, habló, enseñó, amo a sus vecinos, a sus amigos, a los pobres, a los enfermos, etc.
Es decir, hoy necesitamos refrescarnos con la personalidad de Jesús, que hoy nos dice: no seas injusto, ni siquiera me conoces, ni siquiera sabes quien soy y me quieres abandonar.

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII