EVANGELIZACION

Cuenta un episodio bíblico que los paisanos de Jesús se resistieron a aceptar al sencillo hijo de carpintero y de María. La historia termina diciendo que Jesús no pudo ni curar ni enseñar en su pueblo.

Al igual que los paisanos de Jesús, muchos de nosotros no aceptamos ni las enseñanzas, ni la necesidad de ser curados por Jesús. Tal vez opacados por nuestra absurda autosuficiencia.
ENFERMEDADES QUE DESHUMANIZAN
Mas de 100 años antes de Cristo, el filósofo Cicerón dijo que hay enfermedades del alma que son más perniciosas que las del cuerpo.
No aceptamos que nuestra forma de vivir nos está enfermando en los más profundo de nuestro ser.
No asumimos que el deterioro de nuestra salud comienza a gestarse en la vida absurda y sin sentido que llevamos.
Negamos que la carencia de amor verdadero, la culpabilidad vivida sin la experiencia del perdón nos impiden vivir dignamente,
Estamos enfermos y aun así nos negamos a recibir el mensaje sanador de Jesús.
SENCILLAMENTE HUMANOS
En esta época de la competencia cuántos esfuerzos hacemos para aprender a triunfar, para obtener el éxito en el trabajo profesional, artes para salir triunfantes en las relaciones sociales.
Jesús nos propone un aprendizaje fundamental: “aprender a ser sencillamente humanos”
Jesús nos enseña a vivir de manera menos egoísta.
DE Jesús podemos aprender a arriesgarnos por lo que es bueno y justo.
Podemos aprender a no reducir todo: al cálculo, la eficacia y el interés económico.
Del carpintero, hijo de María podemos aprender a querer a las personas como las quería él.
No podemos darnos el lujo de rechazar al carpintero, hijo de María que nos enseña a ser más humanos.
Es tiempo de dejar nuestro orgullo y soberbia para aceptar la enseñanza y la curación humilde del carpintero de nazareth

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII