EVANGELIZACION

Jesús nos pide que practiquemos la corrección fraterna, no como fiscales, como jueces, policías o espías, sino como hermanos que aman. Solo quien ama tiene derecho a corregir.
El maestro nos vuelve a recordar: Si tu hermano peca, repréndelo a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano.
Amar al prójimo no es siempre sinónimo de callar o dejarle que siga por malos caminos, amar al hermano no sólo es acogerle o ayudarle en su necesidad o tolerar sus faltas; también, a veces, es saberle decir una palabra de amonestación y corrección para que no empeore en alguno de sus caminos.
Al que corre peligro de extraviarse, o ya se ha extraviado, no se le puede dejar solo.
Si tu hermano peca, no dejes de amarle: ayúdale.
Tenemos que preguntarnos cuál es nuestra postura, al escuchar las palabras de Jesús: «Si tu hermano peca, repréndelo... Si te hace caso, habrás salvado a tu hermano».
==

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII