EVANGELIZACION

Las enseñanzas de este domingo subrayaron el mensaje de dejarse guiar por el Espíritu de la fortaleza, de la confianza, del amor, de la vida.

Cochabamba, 31 de mayo 2020.- Ayer la Iglesia en todo el mundo celebró la fiesta de Pentecostés, la fiesta del Espíritu Santo, el nacimiento de la Iglesia.
LOS ENEMIGOS DEL ESPIRITU SANTO
El Papa Francisco advirtió que todo cristiano se enfrenta a “tres enemigos: El narcisismo, el victimismo y el pesimismo.
El narcisista lleva a la idolatría de sí mismo y a buscar sólo el propio beneficio; el victimista está siempre quejándose de los demás, mata la esperanza que supone comenzar de nuevo; el pesimista hace ver todo negro, repite permanentemente que nada volverá a ser como antes.
El Papa pastor de la Iglesia Católica mostro su preocupación ante una carencia de esperanza. Dijo que necesitamos valorar el don de la vida, de la esperanza, el don que es cada uno de nosotros.
Necesitamos el Espíritu Santo, don de Dios que nos cura del narcisismo, del victimismo y del pesimismo.
El Espíritu de la verdad nos sana del espejo, de los lamentos y de la oscuridad.
PENTECOSTES ES LA FIESTA DE LA PRESENCIA DE DIOS
En Pentecostés celebramos la presencia de Dios en medio de nosotros. Y eso es importante recordarlo en tiempo del COVID 19. Así reflexiono, este domingo el Arzobispo Electo de la Arquidiócesis de La Paz, Mons. Percy Galván.
Dijo que en este tiempo de cuarentena no dejaremos que el pesimismo, la tristeza, el dolor y pánico, nos arrastre; porque Dios está en nosotros,
El obispo Percy Galvan subrayo la palabra que dejo Jesus: LA PAZ, Esa paz no es cualquier paz, es LA PAZ que supone: PERDON, ALEGRIA Y ZARZA para la vida diaria de los cristianos.
El Espíritu de Dios ayuda a perdonarnos a nosotros mismos, y a perdonarnos entre nosotros; no debíamos dejarnos invadir por el miedo, al contrario debíamos vivir con alegría, sabiendo que Dios no nos abandona, no podemos vivir tristes como se estuvieses abandonados por Dios; finalmente zarza que es la palabra de dios que debe arder en nuestro corazón.
DIOS HABLA EN TODO MOMENTO
El obispo auxiliar de Cochabamba, monseñor Carlos Curiel, nos recordó que Dios habla todos los días, y con más fuerza en medio de la crisis, en medio de pandemia,. El secreto está saber escucharlo
El amor, la solidaridad, alegría, la fortaleza, la paz son frutos del Espíritu Santo, debemos dejarlo actuar en nuestras vidas.
El Espíritu de la verdad nunca deja de hablar. Debemos dejar que Espíritu siga actuando de distintas maneras, a través de nosotros.

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII