EN LA MIRA

Javier Sandi, trabajador administrativo de la UNSXX asegura que en 1986 marcharon por la vida, para que las minas no se cierren y para que los mineros no sean retirados. Recuerda que en esa época los precios de los minerales bajaron y asegura que hoy se corre el riesgo de que muchos trabajadores queden sin empleo por un nuevo bajón de precios de las materias primas. Sandi afirma que el gobierno no debe permitir esta situación.

En aquella oportunidad 27 mil trabajadores de los yacimientos nacionalizados fueron retirados por el gobierno de Víctor Paz Estensoro, un gobierno neoliberal, que respaldado por el derrumbe del precio de los minerales retiró a los obreros, cerró minas y aplicó el decreto 21060, de libre oferta y demanda.

El entrevistado dijo que fueron a una marcha de protesta desde Siglo XX hasta Oruro, pero allí una asamblea decidió la Marcha por la Vida hasta La Paz.

Unas 6 mil personas iniciaron la marcha por la vida y llegaron 10 mil hasta Calamarca, cerca de la ciudad de La Paz. Era una movilización original, nunca antes vista, se jugaba el futuro de la economía de los departamentos de Oruro y Potosí.

En su testimonio reitera que lucharon contra los despidos de trabajadores, para que se abastezca pulperías y se evite la quiebra de las economías de Oruro y Potosí.

Sus recuerdos apuntan a sus compañeros de marcha: Julio Orihuela y Benigno Bastos.

Su frustración mayor: haber sido rodeado por miles de militares en Calamarca, donde no había paso de movilidades desde Oruro y tampoco desde la sede de gobierno. Sandi señaló que se sintió frustrado y tuvo que retornar.

Pasaron 29 años de ese hecho ocurrido en el país. La industria minera se derrumbó por completo y la economía de estas regiones retrocedió más de 70 años, según los catedráticos y autoridades de entonces de la Universidad Nacional Siglo XX.

Boots

Javier Sandi, trabajador administrativo de la UNSXX asegura que en 1986 marcharon por la vida, para que las minas no se cierren y para que los mineros no sean retirados. Recuerda que en esa época los precios de los minerales bajaron y asegura que hoy se corre el riesgo de que muchos trabajadores queden sin empleo por un nuevo bajón de precios de las materias primas. Sandi afirma que el gobierno no debe permitir esta situación.

En aquella oportunidad 27 mil trabajadores de los yacimientos nacionalizados fueron retirados por el gobierno de Víctor Paz Estensoro, un gobierno neoliberal, que respaldado por el derrumbe del precio de los minerales retiró a los obreros, cerró minas y aplicó el decreto 21060, de libre oferta y demanda.

El entrevistado dijo que fueron a una marcha de protesta desde Siglo XX hasta Oruro, pero allí una asamblea decidió la Marcha por la Vida hasta La Paz.

Unas 6 mil personas iniciaron la marcha por la vida y llegaron 10 mil hasta Calamarca, cerca de la ciudad de La Paz. Era una movilización original, nunca antes vista, se jugaba el futuro de la economía de los departamentos de Oruro y Potosí.

En su testimonio reitera que lucharon contra los despidos de trabajadores, para que se abastezca pulperías y se evite la quiebra de las economías de Oruro y Potosí.

Sus recuerdos apuntan a sus compañeros de marcha: Julio Orihuela y Benigno Bastos.

Su frustración mayor: haber sido rodeado por miles de militares en Calamarca, donde no había paso de movilidades desde Oruro y tampoco desde la sede de gobierno. Sandi señaló que se sintió frustrado y tuvo que retornar.

Pasaron 29 años de ese hecho ocurrido en el país. La industria minera se derrumbó por completo y la economía de estas regiones retrocedió más de 70 años, según los catedráticos y autoridades de entonces de la Universidad Nacional Siglo XX.

Boots
0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA