EN LA MIRA

Un día como hoy, 24 de marzo, fue asesinado en 1980 el entonces arzobispo de San Salvador, monseñor Óscar Arnulfo Romero, mientras oficiaba una misa.

El padre Óscar Arnulfo Romero, santificado en octubre de 2018 por el papa Francisco, nació en El Salvador el 15 de agosto 1917, en la Ciudad Barrios, departamento de San Miguel.

Monseñor Romero se caracterizó por ser un siempre incansable luchador de los derechos humanos. Abrió las puertas de la Iglesia a los campesinos desplazados y condenó la represión del Ejército durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992). A lo largo de su vida se encargó de denunciar la violencia militar, razón por la que fue asesinado.

Los primeros conflictos del santo de América surgieron a raíz de su oposición a los sectores económicos del país, sector que junto a la estructura gubernamental salvadoreña, alimentaba la escalada de violencia institucional.

A raíz de sus reiteradas denuncias, comenzó ser objeto de una campaña de descrédito contra su ministerio arzobispal, su opción pastoral y su personalidad misma. A través de la prensa escrita era insultado y calumniado.

El domingo 23 de marzo de 1980, San Romero pronunció su última homilía, la que fue considerada como una sentencia de muerte, debido a la fuerte denuncia que realizó: “En nombre de Dios y de este pueblo sufrido... les pido, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, cese la represión”, urgió.

Murió a manos de un francotirador que formaba parte de los escuadrones de la muerte de ultraderecha, financiados por la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El 13 de mayo de 2015, San Romero fue beatificado por el papa Francisco, al reconocerse que fue ODIO Y POR SU FE, mientras oficiaba una misa.

Monseñor Romero fue hecho santo por la Iglesia Católica el 14 de octubre de 2018.

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA