sábado , septiembre 24 2022

ESPERANZA DE LAS MUJERES INDIGENAS DE LA AMAZONIA

La Pan-Amazonía está compuesta por nueve países (Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Venezuela y Guayana Francesa). Son más de 7,5 millones de kilómetros cuadrados los que constituyen el bioma amazónico.

Además de ser una de las mayores reservas de biodiversidad del mundo, con entre el 30 y el 50% de la flora y fauna del planeta, concentra el 20% del agua dulce no congelada y más de un tercio de los bosques primarios de todo el planeta.

Los pueblos indígenas han luchado contra la colonización, el capitalismo, la expropiación de sus territorios, el genocidio y el etnocidio.

 LAS MUJERES INDIGENAS SUFREN LAS PEORES DISCRIMINACIONES Y EXPLOTACIONES

La indígena Anitalia Pijachi de la Amazonía colombiana y pertenece al pueblo Ocaina, en Putumayo, nos dice que:

  • hay el mito de que las mujeres indígenas no saben nada, solo para que (los dominadores) puedan seguir colonizándonos porque somos pobres
  • Esta palabra “pobres” es la que ha estado tan profundamente arraigada en nuestras generaciones pasadas que creen que vivir en la selva es una forma de salvajismo o es sinónimo de pobreza e ignorancia.
  • Otro prejuicio es el tabú de nuestra sexualidad.

Anitalia Pijachi Comenta sobre la sexualidad y los derechos de las mujeres indígenas:

  • “Creen que, por ser mujeres indígenas, cualquiera puede venir a explotar nuestros cuerpos o vender nuestros cuerpos o prostituir nuestra imagen.
  • Creen que las mujeres indígenas no sentimos, no lloramos, no podemos decir nada, no podemos hablar, que tenemos que callar por miedo a ser asesinadas, por miedo a ser explotadas o expulsadas del territorio.
  • Y esto tiene que ver con lo que las mujeres han vivido en territorios colonizados hace más de ochenta, sesenta años, donde se dio la minería, la extracción de madera, la explotación de los bosques. En esos asentamientos, vemos muchas de esas violaciones a los derechos de las mujeres indígenas
  • Ellos creen que las mujeres indígenas están acostumbradas a ser amas de casa o sirvientas en casas de familias blancas ) y esas familias no garantizan el derecho al trabajo decente y la seguridad social”.

Darlyn García es una indígena de la Amazonía venezolana y abogada. Pertenece a los pueblos Baré y Baniwa, en el Estado de Amazonas, y habla un poco sobre esa agenda de violación de las mujeres indígenas.

  • El mayor daño en la sociedad actual es la discriminación por el hecho de ser mujer indígena; ponen barreras y obstáculos para invisibilizarla, lo que se da mucho en la violencia de género e incluso en el ámbito laboral.
  • La dificultad para las mujeres indígenas en ese tipo de evento es la falta de conocimiento, lo que puede llevar a la violación de sus derechos como mujer y como mujer indígena“.

UN MENSAJE DE ESPERANZA

  1. La mujer indígena es sinónimo de fuerza y resistencia y ante tantas luchas ya enfrentadas, todavía tiene la capacidad de renacer constantemente después de tantas tragedias y ante esto, la indígena Anitalia comunica un mensaje de fuerza y esperanza a todas las mujeres.
  2. Estamos en el momento adecuado para ser protagonistas de nuestra propia historia. El mundo nos está escuchando y de alguna manera puertas y ventanas se abrirán para escucharnos a nosotras, mujeres del territorio de esta selva y de las periferias.
  3. Podemos hablar y denunciar sin miedo, porque en este momento la Iglesia Católica, a través del Papa Francisco, reconoce que somos una parte importante de la humanidad para el cuidado y la protección del territorio, para la protección de la vida de lo que llamamos la casa común“.
  4. Además de la lucha por la supervivencia, y el derecho a disfrutar de sus culturas, idiomas, medicinas tradicionales y toda su ancestralidad, una agenda que une a todas las mujeres indígenas del país es la violación de sus derechos.

FUENTE: https://www.repam.net/es/la-mujer-indigena-es-la-resistencia/