jueves , diciembre 1 2022

DETENGAN LA GUERRA POR AMOR A SU PUEBLO

DETENGAN LA GUERRA POR AMOR A SU PUEBLO

 

Fueron las palabras que el Papa Francisco repitió varias veces en su reflexión dominical. Es un llamado directo al presidente de Rusia, Vladimir Putin para que detenga la guerra. También se dirige al presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky para abrirse a propuestas de paz seria:

 

Llamado a Vladimir Putin

Mi llamamiento se dirige ante todo al Presidente de la Federación Rusa, rogándole que detenga, también por amor a su pueblo, esta espiral de violencia y muerte.

 

Llamado a Volodímir Zelensky

Por otro lado, entristecido por el inmenso sufrimiento de la población ucraniana tras la agresión sufrida, dirijo un llamamiento igualmente confiado al Presidente de Ucrania para que esté abierto a propuestas de paz serias.

 

Llamado a otros líderes:

A todos los protagonistas de la vida internacional y a los líderes políticos de las naciones, les pido insistentemente que hagan todo lo que esté a su alcance para poner fin a la guerra en curso, sin dejarse arrastrar en escaladas peligrosas, y que promuevan y apoyen iniciativas de diálogo.

 

Afliccion, angustia, dolor y tristezas

 

El dirigente de la Iglesia Católica manifestó dolor por los hechos:

  • Que le afligen los ríos de sangre y lágrimas derramados en los últimos meses.
  • Le duelen las miles de víctimas, especialmente niños, y las numerosas destrucciones, que han dejado a muchas personas y familias sin hogar y amenazan con el frío y el hambre a vastos territorios.
  • ¡Ciertas acciones no pueden ser justificadas nunca!, !Nunca!

¿Qué más tiene que pasar? ¿Cuánta sangre debe correr aún para que entendamos que la guerra nunca es una solución, sino solo destrucción?

Que las nuevas generaciones respiren el aire saludable de la paz, no el aire contaminado de la guerra,

El pastor de la Iglesia Católica hace varios llamados por la Paz.

  • En nombre de Dios y en nombre del sentido de humanidad que habita en cada corazón, renuevo mi llamamiento para que se llegue inmediatamente a un alto el fuego.
  • Que callen las armas
  • Que se busquen las condiciones para iniciar negociaciones capaces de conducir a soluciones no impuestas por la fuerza, sino consensuadas, justas y estables.

¡Por favor, que las generaciones más jóvenes respiren el aire saludable de la paz, no el aire contaminado de la guerra, que es una locura!