lunes , noviembre 28 2022

Desde mañana debaten si el Silala es un manantial o río internacional

Aunque a inicios del siglo XX Bolivia entregó a Chile una concesión para el uso de las aguas del Silala, no fue hasta 1997 que el país demostró interés y revocó el permiso otorgado hace casi 100 años.

Años más tarde, producto de una demanda de Chile en 2016 y una contrademanda de Bolivia en 2018 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), mañana se inician los alegatos orales entre ambos países en La Haya que determinarán si el país tiene o no plena soberanía sobre el flujo de las aguas del Silala.

En la demanda que interpuso Chile en 2016, pidió a la CIJ que declare el Silala como un río de curso internacional; que tiene uso equitativo de las aguas, y que el uso que hace actualmente de las mismas para proveer a las empresas de la zona está permitido.

Además, Chile indica que Bolivia tiene obligaciones de mantenimiento de las aguas, previniendo contaminación, y que ambos países deben realizar una cooperación mutua para evitar efectos adversos en el Silala.

Por su parte, en la contrademanda que presentó Bolivia en 2018 señaló que tiene plena soberanía del Silala, debido a que los canales y bofedales están ubicados en su territorio; que Chile no tiene derecho al manantial del flujo artificial del agua, y que cualquier entrega de las aguas del Silala de Bolivia a Chile se sujetaría a un acuerdo específico.

Al respecto, el profesor de Derecho Internacional Sergio Castro reprochó que el equipo jurídico boliviano no haya refutado dos argumentos que tiene Chile en el litigio; el primero se trata de que las aguas del Silala no son sólo alimentadas por los bofedales, como indica Bolivia, sino que al tratarse de un sistema hídrico tiene otras fuentes de alimentación como las cuencas y la lluvia acumulada de ambos territorios.

“En derecho internacional, las normas más importantes que los tratados son del derecho consuetudinario. Chile alega que a lo largo de 100 años, hasta 1994, se ha tenido un comportamiento sobre el Silala que hace referencia a un río y no a aguas internas”, explicó Castro refiriéndose al segundo argumento de Chile.

(LOS TIEMPOS)