El Antónov An-225, el avión más grande del mundo, fue destruido

El avión que sorprendió al pais con su llegada un 27 de junio de 2018 transportando la carga destinada al proyecto de «Ciclos Combinados» de la Planta Termoeléctrica de ENDE Andina, ubicada en la población de Entre Ríos, finalmente fue destruido en Ucrania después de rumores que indicaban que sobrevivió a los primeros ataques rusos.

El Antónov An-225 Mriya (sueño, en ucraniano) era una de las joyas de la aviación mundial, con sus seis motores y su tren de aterrizaje de 32 ruedas, poseedora del récord mundial de transporte de carga aérea, con 189,9 toneladas en un solo vuelo. Fruto de un proyecto militar soviético de los años 80, el An-225 voló por primera vez en diciembre de 1988.

Su objetivo era poder transportar sobre el fuselaje los transbordadores espaciales soviéticos Buran. El proyecto, sin embargo, se detuvo con el colapso de la Unión Soviética y el final obligado del programa Buran. Solo se llegaría a construir una unidad y parte de una segunda, de la que solo se completó su enorme carcasa metálica en un 70% y de la que, a día de hoy, se desconoce su estado real. Hasta enero de 2002, el único An-225 no haría su primer vuelo comercial, operado por Antónov Airlines: un vuelo Stuttgart-Omán cargado de comidas preparadas.

La evidente destrucción del Mriya y las desoladoras imágenes del hangar del aeropuerto de Gostomel donde se guarecía contrasta de forma dolorosa con el flamante aspecto que ofrecía la aeronave y sus instalaciones antes de la invasión rusa de Ucrania.