DEPORTES

La selección brasileña de fútbol comenzó ayer sus entrenamientos en la ciudad serrana de Teresópolis con sólo 16 de los 24 convocados, para sus dos últimos partidos en las eliminatorias sudamericanas: contra Bolivia en La Paz este jueves, y frente a Chile el 10 de octubre en Sao Paulo.

Brasil, que ya garantizó su clasificación, se concentró ayer en la sede que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) tiene en Teresópolis, a 91 kilómetros de Río de Janeiro.

Se trata de la primera vez que la selección regresa a su centro tradicional de entrenamientos desde los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, y la primera en que es dirigida en Teresópolis por el seleccionador Adenor Leonardo Bachi 'Tite'.

Pese a estar ya clasificada, Brasil jugará con fuerza máxima.

El grueso de los jugadores llegó en helicóptero a la Granja Comary ayer en la mañana.

Tras algunas tareas recreativas, los convocados hicieron una práctica más intensiva en un terreno reducido y después, divididos en dos grupos, disputaron dos partidillos en media cancha.

Los primeros en llegar a la Granja Comary fueron los jugadores del París Saint Germain francés Neymar, Marquinhos, Thiago Silva y Daniel Alves.

Neymar se quejó de dolores en un pié y abandonó la sesión antes de sus compañeros tras chocar con Diego Tardelli.

También participaron en el primer entrenamiento Jemerson, Gabriel Jesús, Paulinho, Fernandinho, Jorge, Arthur, Cássio, Ederson, Renato Augusto, Willian, Danilo y Diego Tardelli.

Anoche debían sumarse Casemiro, Fred, Philippe Coutinho y Firminio. El equipo estará completo para el entrenamiento de hoy con Alisson, Alex Sandro, Miranda y Diego. Brasil se entrenará en la Granja Comary hasta mañana y viajará ese mismo día a la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, donde pasará la noche.

A La Paz tiene previsto llegar horas antes del partido para minimizar los efectos de la altura.

0
0
0
s2sdefault