SIGLO XX

Aumentar su concentración por ejemplo, además ayudarle a encontrar gusto en la lectura y a pensar el mundo parándose no sólo en el presente, sino sobre todo craneando el futuro.
Mario Iver López, master o maestro reconocido por la Federación Internacional de Ajedrez asegura que hay muchos niños y jóvenes interesados por el ajedrez en Llallagua. 

Este camba que vive más de dos semanas en Llallagua, a 3.800 metros sobre el nivel del mar recuerda que su papá Mario Darío López llegó a Catavi y Llallagua en 1.963, a un torneo nacional de ajedrez en esta región. “Catavi era referencia en este deporte” dice hurgando en su memoria de elefante.
En el poco tiempo que vive en esta ciudad convenció a más papás y a más niños de las bondades de jugar a los peones, alfileres, reinas y reyes. Y reitera “Llallagua es conocida por sus grandes figuras y campeonatos”. Con esa idea el pasado martes jugó a cielo abierto y a las 7 de la noche partidas de ajedrez con 30 ajedrecistas al mismo tiempo, fue duro y espectacular, dicen quienes le vieron.
Refugiado en el club de ajedrez Capablanca de Llallagua, dice sentirse contento porque más de una docena de futuros campeones y campeonas están cada día con él preparándose para torneos nacionales.
Él lee mucho y al ser entrevistado dice que las mejores obras de este deporte están en inglés y esto obliga a aprender ese idioma. Pide a sus estudiantes seguir a los grandes campeones como al nuevo campeón mundial noruego Magnus Carlsen, el maestro de maestros, pide seguir las jugadas de Oswaldo Zambra, GRAN MAESTRO, el campeón boliviano que por falta de dinero colgó el tablero de ajedrez por un tiempo pero ya ahorra plata para volver a los torneos.
Y su mayor recomendación a los papás es “no abandonen a sus hijos, porque el Estado casi no apoya este deporte, de ustedes depende ayudar a realizar los sueños de sus hijos”.
Y vuelve al tablero del ajedrez, “se requiere gran resistencia física, gran despliegue mental, con los 5 sentidos bien puestos en el juego y con una máxima concentración” dice este entrenador internacional.
Luego en sus conversaciones cargadas de mucha motivación destaca a los ajedrecistas cruceños y sobre todo alteños, dice que en esos departamentos hay más respaldo de la afición a este deporte.
Sergio Iporre, el entrenador del club Capablanca, fue quien trasladó a Mario Iver López desde Santa Cruz. Sergio señala que quiere lograr campeones bolivianos del ajedrez, salidos de Llallagua.
“Me cambió la vida, ahora me gustan las matemáticas, soy licenciado en ese campo y me gusta leer mucho” dice Sergio cuando le preguntamos cuánto le cambió la vida el ajedrez.
¡El ajedrez te puede cambiar la vida, te está esperando…!

 

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII