SIGLO XX

Si sólo respetáramos esas recomendaciones cada instante, cada hora y cada día, y si los técnicos de alcaldía y los de Epsa limpiaran mejor los ríos y mantendrían en perfecto estado las alcantarillas, entonces no tendríamos familias llorando como anoche en la calle Omiste. Al menos 15 familias fueron castigadas con la inundación de lodo y agua en sus viviendas.

El agua salía disparada como río, arrastrando basura y tierra en una de los edificios de esa calle. La propietaria a punto de llorar y en su desesperación exigía solución a su problema en el momento. Otra familia del mismo lugar, propietaria de una sastrería, perdió gran parte de sus pertenencias cuando tres habitaciones quedaron inundadas por la mazamorra. El llanto y los reclamos quedaron para después, todos trabajaban con escobas, barrenos, palas, haraganes echando el agua y el barro desde sus viviendas.

Germán Quispe, responsable de obras públicas dijo que al parecer uno de los 8 ríos subterráneos de esta ciudad fue taponado por los desechos que la misma población echa justamente en las orillas y lechos de los mismos ríos.

Sin embargo una vecina de la calle Catavi enseñó fotografías y reclamaba que la crecia del agua del río subterráneo se llevó parte de su patio trasero.

En la calle Sucre, el agua corría bramando y arrastrando todo tipo de basura, con su fuerza letal chocaba o desembocaba en la calle Uncía, donde tres viviendas fueron castigadas por la inundación. Lo mismo pasaba en la Avenida María Barzola, la pendiente pavimentada y desechos acumulados hicieron de trampolín para que el chorro de agua alcanzara medio metro e inundara varias viviendas. En el campamento 5, más de una vivienda sufrió inundaciones.

Cerca del colegio Martín Cárdenas, uno de los vecinos pedía que el alcalde movilizara maquinaria porque en una de las desembocaduras de calle hacia la avenida Norte Potosí se había formado una pequeña montaña de escombros, piedras, fierros, plásticos.

Anoche se movilizó personal de la unidad de riesgos, de la dirección de aseo y de obras públicas. El ingeniero José Peña, técnico de la dirección de aseo recomendaba a los vecinos no echara basura en la alcantarilla y el río. Llallagua recoge casi 40 toneladas diarias de basura, especialmente en días festivos, gran parte de los desechos contienen bolsas nylon, cartones, vidrios, plásticos, pañales desechables.

Según meteorología el agua caída ayer durante la intensa lluvia fue de 7 milímetros. Eso equivale a un litro de agua por cada metro cuadrado de terreno. Normalmente en las últimas cuatro semanas la cantidad de agua caída fue de 1 y 2 milímetros, pero la de ayer domingo fue de 7 milímetros.

Para hoy, meteorología había calculado también 7 milímetros, sin embargo ayer domingo modificó su pronóstico indicando que caerían 3 milímetros de agua.

 

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII