mar
12. nov 2019

MEDIO AMBIENTE

 

Defender la tierra y el medio ambiente es la nueva bandera de lucha de los seres humanos. . Los grupos de poder utilizan leyes y otros métodos de represión para acallar las protestas de las victimas del medio ambiente.

 

Defender la tierra y el medio ambiente es la nueva bandera de lucha de los seres humanos. . Los grupos de poder utilizan leyes y otros métodos de represión para acallar las protestas de las victimas del medio ambiente.

#radiopio12cbba, 1 de agosto 2019.- El 30 de julio el informe anual de Global Witness “sobre ataques contra defensoras y defensores de la tierra y el medio ambiente” revela que 164 personas defensoras fueron asesinadas en 2018; un promedio de más de tres asesinatos por semana.

La minería fue el principal motor de la industria, junto a una serie de ataques brutales también vinculados a proyectos hidroeléctricos, agroindustriales y madereros. Fue el sector más mortal, causando 43 muertes confirmadas.

El informe destaca el uso y abuso de leyes y políticas diseñadas para criminalizar e intimidar a las y los defensores, sus familias y las comunidades que representan, con estudios de casos de Guatemala, Reino Unido, Irán y Filipinas. Los grupos de poder utilizan las leyes contra el terrorismo y los ataques legales agresivos como herramientas para acabar con las protestas.

Gran parte de la persecución de las personas defensoras de la tierra y del medio ambiente está siendo impulsada por la demanda de tierra y de materias primas necesarias para los productos que consumimos todos los días, como alimentos, teléfonos móviles o joyas.

Desde que Global Witness comenzó a documentar tales asesinatos, Filipinas registró el mayor número de asesinatos en todo el mundo, con 30 víctimas.

Más de la mitad de los asesinatos cometidos en 2018 ocurrieron en América Latina, región que ha sido clasificada de forma sistemática como el continente más afectado.

A nivel mundial, la cifra real probablemente fue mucho mayor, porque los casos no suelen ser documentados, y muy pocos son investigados. Resulta difícil encontrar o verificar evidencia confiable.

Global Witness pudo vincular a las fuerzas de seguridad del Estado con 40 de los asesinatos. Actores privados como sicarios, bandas criminales y terratenientes también fueron los presuntos agresores en 40 muertes.

Represión contra activistas del medio ambiente:

La criminalización y las demandas civiles agresivas se están utilizando para sofocar el activismo ambiental y la defensa de los derechos a la tierra en todo el mundo, incluso en países "desarrollados" como EE. UU. y el Reino Unido.

En filipinas, activistas indígenas enfrentaron amenazas de muerte, fueron encarcelados y sus casas fueron demolidas por oponerse a que sus tierras fueran utilizadas para cultivar bananos para vender en los mercados globales.

En Guatemala, el auge de la minería, los proyectos hidroeléctricos y los cultivos agrícolas para la exportación ha provocado un aumento en los ataques contra la población indígena rural y ha despertado el temor de un retorno a la violencia genocida que sufrió el país hace 30 años.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump, ha concesionado tierras indígenas a empresas de combustibles fósiles y varios estados de este país han aprobado nuevas leyes para reprimir las protestas.

En el Reino Unido, tres manifestantes contra el fracking fueron condenados a penas de prisión draconianas en 2018, en un caso que ha despertado el temor de que la ley se esté utilizando para acallar el activismo ambiental legítimo.

0
0
0
s2smodern