INTERNACIONAL

El principal socio de Gobierno, el PSDB, suspendió ayer una reunión en la que discutiría su apoyo al gobernante. La izquierda ha empezado a movilizarse y piden elecciones directas

El presidente brasileño Michel Temer tuvo un respiro ayer tras la suspensión de una reunión del principal socio del Gobierno, en la que iba a decidir sobre su apoyo al mandatario, acorralado en una investigación por corrupción.

Temer lucha por su supervivencia política desde que el miércoles el diario O Globo revelara una grabación en la cual presuntamente avalaba comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, preso por corrupción.

El socialdemócrata PSDB, aliado clave del centroderechista PMDB de Temer, suspendió un encuentro previsto para ayer en el que iba a decidir sobre si mantiene o no su apoyo al Gobierno.
Una salida del PSDB -que sufrió la caída estrepitosa de su presidente, Aécio Neves, suspendido como senador esta semana al verse implicado también en las grabaciones- implicaría un golpe de gracia para Temer.
Defensa débil
Temer asegura que las pruebas en las que se basa la investigación en su contra están manipuladas y pidió al Supremo Tribunal Federal (STF) suspender las pesquisas. El juez del alto tribunal Edson Fachin dijo que ese pedido será evaluado en el plenario el miércoles. Pero Temer -que hace un año asumió el poder en sustitución de la destituida Dilma Rousseff- es objeto de crecientes presiones.

El colegio de abogados de Brasil votó el sábado abrumadoramente para interponer un pedido de ‘impeachment’ ante el Congreso, que se suma a al menos ocho solicitudes previas. Mientras, grupos de izquierda protagonizaron pequeñas manifestaciones en Brasilia y Río de Janeiro, se esperaban más protestas en Sao Paulo.

Las movilizaciones pueden convertirse en otro factor de presión contra Temer, que se ha negado a renunciar, pese a pedidos en ese sentido incluso desde su base aliada.
Y la izquierda -furiosa con Temer por su papel en la orquestación de la caída de Dilma, así como por sus planes de austeridad- tomó el escándalo que envuelve al mandatario como una oportunidad. El izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Lula da Silva (2003-2010) es uno de los convocantes de las protestas junto con sindicatos. Sin embargo, las manifestaciones anunciadas por las organizaciones de centro-derecha, que hace un año movilizaron a millones en las calles para exigir el impeachment a Rousseff, fueron finalmente pospuestas aduciendo motivos de seguridad. Recibieron críticas.

0
0
0
s2sdefault

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII