EVANGELIZACION

El primer problema en el mundo es la falta de amor

 

Las sociedades complejas necesitan cada vez más: leyes, normas, reglas que controlen y garanticen una convivencia más o menos tranquila.

Hace dos mil años la sociedad judía contaba con más de tres mil normas y reglas. Los administradores de esas normas le preguntaron a Jesús ¿cuál es: la ley, la norma, la regla más importante?. Jesús les contestó con una palabra: EL AMOR. (Mt. 22, 34-40)

 

Dos mil años después la pregunta vuelve con más fuerza y con mayor actualidad: ¿sabemos que es el amor?

 

EL AMOR EN EL MUNDO INDIVIDUALISTA

 

Hoy, el primer problema en el mundo es la falta de amor, que va deshumanizando, uno tras otro, los esfuerzos y las luchas por construir una convivencia más humana.

 

El amor se ha devaluado; se ha contaminado con el individualismo. No es difícil observar entre nosotros los rasgos más característicos del egocentrismo.

 

Para muchos, el ideal de la vida es sentirse bien. Todo lo demás viene después. Lo primero es mejorar la calidad de vida, evitar lo que nos puede molestar, y asegurar, como sea, nuestro pequeño bienestar material, sicológico y afectivo.

 

Para lograrlo, cada uno debe organizarse la vida a su gusto. No hay que pensar en los problemas de los demás. Lo que haga cada uno es cosa suya. No es bueno meterse en la vida de otros. Bastante tiene uno con sacar adelante su propia vida.

 

Este individualismo moderno está cambiando la vida de los humanos. Poco a poco, se va difundiendo una moral sin amor:  

 

Todo es bueno si no me hace daño. Lo importante es ser inteligente y actuar con habilidad. Naturalmente, hay que respetar a todos y no perjudicar a nadie. Eso es todo.

 

El resultado de este tipo de sociedad es:

 

-          una clase media instalada en el bienestar;

 

-          una sociedad compuesta por individuos respetables que se comportan correctamente en todos los órdenes de la vida.

 

-          Personas que viven encerrados en sí mismos, separados de su propia alma y apartados de Dios y de sus semejantes.

 

¿CREEMOS EN EL AMOR?

 

El amor se opone a dos actitudes bastantes difundidas:  

 

-          En primer lugar, la indiferencia entendida como insensibilidad, rigidez de mente, falta de corazón.

 

-          En segundo lugar, el egocentrismo y desinterés por los demás.

 

El amor es la actitud de fondo, la fuerza clave e insustituible que pone verdad y sentido a nuestra relación con Dios, con la naturaleza y con las personas.  Â¿Cuánto y cuando hacemos las cosas sin interés particular?. ¿Hacemos algo por amor y con amor?.

 

El amor libera nuestro corazón del riesgo de vivir empobrecidos, empequeñecidos o paralizados por la atención insana a toda clase de normas y ritos.

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII