EVANGELIZACION

La persona d hoy necesita encontrarse con algo que toque lo más hondo de su ser e infunda una luz y un sentido nuevo a su existencia. No acierta a amar gratuitamente.

El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra va a vender todo lo que tiene y compra el campo.

 

¿Qué podemos decir hoy después de veinte siglos de cristianismo?

 

La persona de hoy está en encerrada en su propio egoísmo. Su vida se reduce a buscar siempre las propias ventajas, lo que sirve al propio interés. No cuentan los demás. El ser humano de hoy no tiene tesoros. Envuelto en su mediocridad, ya no vibra con nada. No escucha esa voz interior que desde dentro, nos invita siempre a una vida más elevada, más generosa, más noble y más creativa.

 

La persona necesita encontrarse con algo que toque lo más hondo de su ser e infunda una luz y un sentido nuevo a su existencia. No acierta a amar gratuitamente.

 

El humano de hoy no tiene tesoros, no tiene algo que despierte en él la dignidad y el deseo de una vida diferente. Sin horizonte no tiene algo que genere un estilo de vivir más generoso, más sano y más gozoso.

 

Jesús nos presenta la historia de dos peonas que encuentran algo valioso y son capaces de dejar todo para adquirirlo. Es el descubrimiento de un tesoro, del sentido de la vida.

 

El descubrimiento del reino de Dios altera la vida de quien lo descubre. Su «alegría» es inconfundible.

El encuentro con Dios es esa experiencia gozosa, capaz de transformar a la persona trastocando su vida entera. El encuentro con Dios es siempre creador y transformador.

  

Donde está tu corazón ahí está tu tesoro.

 

 

José Blanco.

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA 


  • PIO XII SIGLO XX
  • PIO XII ORURO
  • PIO XII COCHABAMBA
  • PRENSA PIO XII