EN LA MIRA

¿Podría concluirse que eso afectará en la construcción de hospitales, escuelas, caminos y electrificación?

Este 2019 ingresaron 610 millones de bolivianos en regalías mineras a la gobernación potosina, esa suma representa 70 millones de bolivianos menos de los 683 millones recaudados el 2018, aunque la cantidad cobrada es mayor a los 589 millones de bolivianos fijados como meta de recaudación para la pasada gestión.

 

Las autoridades aún no precisaron si esta disminución tuvo su causa en la baja producción o el estancamiento y el bajón de precios de los minerales, aunque se entendería que ambas razones tuvieron que ver en esa disminución de ingresos.

 

La regalía es el ingreso directo que la gobernación recibe por la explotación de minerales en su territorio y se aplica al valor bruto de la producción minera. Su mejor recaudación fue de 700 millones de bolivianos durante el año 2011, aunque una de sus peores recaudaciones llegó a los 500 millones de bolivianos.

 

Sus mejores pagadores, cancelan más del 70% de las regalías, son las empresas privadas San Cristóbal que explota zinc, plomo y plata en Colcha K; la Coeur D´alene que explota pallacos de plata en Manquiri en el cerro rico de Potosí, y otras empresas privadas como San Vicente en el sud potosino y la empresa minera que explota minerales en Porco.

 

Los ingresos podrían ser mejores logrando más inversiones, contratación de mejores técnicos en Kharachipampa y se obligue a las empresas que explotan minerales a concentrar su producción en ese complejo.

 

Sus ingresos podrían mejorar además con la instalación de una fundición de zinc en el departamento.

De momento, sin esas medidas, Potosí debe conformarse con el cobro directo de regalías mineras, que en su mejor momento llegaron a los 700 millones de bolivianos. ¿A dónde va ese dinero? preguntamos al exgobernador Juan Carlos Cejas, éste respondió “a la contraparte de la carretera Diagonal Jaime Mendoza, energía eléctrica, hospitales y escuelas”.

 

Elías Choque, secretario de minería de la gobernación señaló que la regalía minera representa el 70% del total del presupuesto de la gobernación potosina. Los 610 millones de bolivianos recaudados por regalía minera en 2019 son el 85% de la regalía que por ley le toca a la gobernación y un 15% restante, unos 107 millones de bolivianos, ingresaron a los municipios productores de minerales.

 

En cambio el impuesto a las utilidades que se aplica descontando un 25% de las ganancias anuales de las empresas se entregan directamente al Estado Central, éste a su vez reparte ese dinero a todos los municipios, universidades y gobernaciones del país. Potosí no tiene UN IMPUESTO DIRECTO A LA MINERÍA como sí tienen los departamentos productores de hidrocarburos, dinero que por el modo injusto de distribución en relación a los departamentos mineros refleja la injusticia en la distribución de la renta o ganancia, tema sobre el cual ningún congresista ha dicho esta boca es mía.

 

La industrialización de la minería podría mejorar los ingresos de Potosí, pero hasta la fecha el único adelanto no concluido es el litio que podría no ayudar a diversificar la economía potosina ni a crear un fondo de industrialización para que Potosí deje de depender de la minería.

 

 

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA