EN LA MIRA

“VER PARA CREER” es una frase histórica que fue pronunciada por uno de los amigos de Jesús de Nazareth.

Este Tomás es un tipo tan de hoy, que al igual que muchos hombres y mujeres quiere ver para creer. Quiere meter los dedos en las heridas de las manos y del costado. Quiere pisar firme en su vida.

Tomás es portavoz de todos nosotros, así como fue el portavoz de los demás apóstoles, que pensaban y esperaban, creían y dudaban, por igual. Tomas nos enseña que a Jesús lo reconocemos por sus heridas. Sólo cuando metemos la mano en ellas reconocemos que está vivo, que no es un cuento.

Después de dudar y hacer preguntas Tomás creyó. Creyó, pero dolorosamente. Por su carácter de ser cauteloso, de buscar seguridad, por ser racional y buscador de la verdad mediante la razón se había construido un fortín y allí dentro vivía. Vivía como muchos profesionales de hoy dentro del hoy, de la competencia; sin puerta ni ventanas a la esperanza, la ilusión, la sorpresa, el futuro, con miedo a la desilusión, el fracaso, el sufrimiento.

A este Tomas y a todos los que somos como él, Jesús nos dice: Déjate de experimentos y pruebas, que la fe, siendo racional, no es racionalista ni de laboratorio. Déjate de echarle tanta cabeza y échale más corazón, que por ahí va la fe: en esto de la fe, como en lo otro del amor, el corazón tiene sus razones, que la razón no conoce…Es el corazón el que siente a Dios, y no la razón. Metamos nuestros dedos en las muchas heridas que el Crucificado sigue teniendo hoy, en nuestros hermanos pobres y necesitados.

El papa Francisco nos dice que ese encuentro con las heridas de Jesús repetida por tomas hoy debería hacernos repetir: Señor mío y Dios mío.

JOSE BLANCO

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA