EN LA MIRA

No conviertan en un mercado la casa de mi Padre.

Vivimos en una civilización que tiene como eje de pensamiento y criterio de actuación la secreta convicción de que lo importante y decisivo no es lo que uno es sino lo que uno tiene. El dinero es el símbolo e ídolo de nuestra civilización

1.- El dinero le ofrece al ser humano el goce del poder. Cuanto más dinero tengo, más puedo hacer lo que quiero.

2.- con dinero compro posesión real sobre cosas y sobre personas. Y también tengo derecho real ante todas las cosas que pueden comprarse con dinero;

3.- Con dinero compro prestigio o respeto.

Cuántas personas, sin atreverse a confesarlo, saben que en su vida, en un grado u otro, lo decisivo, lo importante y definitivo, es ganar dinero, adquirir un bienestar material, lograr un prestigio económico.

Jesús nos repite: No conviertan en un mercado la casa de mi Padre.

Aquí está sin duda, una de las quiebras más graves de nuestra civilización. El ser humano de hoy, a pesar de sus grandes proclamas sobre la libertad, la justicia, la solidaridad o proceso de cambio, cree sobre todas las cosas en el poder del dinero.

A pesar de tener todo hay poca gente feliz. Con dinero se puede montar un piso agradable, pero no crear un hogar cálido. Con dinero se puede comprar una cama cómoda, pero no un sueño tranquilo. Con dinero se pueden adquirir nuevas relaciones, pero no despertar una verdadera amistad. Con dinero se puede comprar placer pero no felicidad. Los cristianos hemos de recordar lo que Jesús dijo nuestro cuerpo es templo de Dios, no del dinero.

Jesús nos repite: No conviertan en un mercado la casa de mi Padre

El templo deja de ser lugar de encuentro con el Padre cuando nuestra vida es un mercado donde sólo se rinde culto al dinero. Imposible entender algo del amor, la ternura y la acogida de Dios cuando uno solo vive buscando bienestar.

Jesús vuelve a descargar su rabia en nuestro modo de vivir, y nos repite: no conviertan en un mercado la casa de mi Padre.

 

JOSE BLANCO

 

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA