EN LA MIRA

Es casi rubio, de cabeza enorme, ojos inquietos y mirada profunda, alto, de origen cubano. Este gitano viaja por todo mundo, ama apasionadamente la Radio y ha descubierto su magia para que la gente, el pueblo utilice bien este medio, liberando la palabra y abriendo el camino a todos los derechos sin mendigar nada a los poderosos y a los gobiernos.
Es José Ignacio López Vigil que en su paso por Bolivia y el Norte Potosí decidió revelar algunas experiencias que le tocó vivir con la Radio en América latina.

No ser llunk´u o chupamedias del poder

Según el entrevistado las radios y los periodistas que sólo aplauden a los gobiernos sean estos neoliberales o de izquierda son unos llunk´us o chupamedias del poder. Asegura que hoy hacer Radio, comunicación y buen periodismo es un riesgo. Para ello se tiene que practicar una comunicación libre, entendiendo por libertad decir lo bueno que hacen los poderosos o gobiernos y criticar o no callar lo malo de su actitud.
Prefiere hablar de radios valientes, por ejemplo de Radio Progreso de Honduras, que denuncia las injusticias que comete el gobierno, quien en los últimos meses montó un fraude y engañó al pueblo hondureño en las últimas elecciones presidenciales. Reitera que hacer comunicación en esas condiciones es un riesgo, que se tiene que correr de manera responsable sin pretender ser mártires o héroes, sino estando junto al pueblo.
Apunta a Radio Victoria de El Salvador, una emisora conducida por jóvenes que son amenazados de manera permanente por las empresas que explotan minerales. Asegura que muchos ríos de ese país están contaminados por la explotación minera. Radio Victoria hasta ahora no aceptó pasar publicidad de estas empresas, al contrario denuncia las acciones de contaminación en ríos y bosques, lo que le ha costado amenazas de muerte a su personal.
“La buena comunicación, el buen periodismo es felicitar lo bueno y criticar lo malo” dice José Ignacio refiriéndose a que la Radio goza de buena salud si es valiente, no se calla frente al poder y expresa los derechos de la población.

¿Cómo no ser chupamedias frente a gobiernos izquierdistas?

José Ignacio señala que en Ecuador el gobierno de Rafael Correa decía ser de izquierda en teoría, pero en los hechos caminaba a la derecha. Asegura que entregó riquezas a empresas chinas y tailandesas, firmó contratos de carreteras con 100 millones de dólares y terminaban costándole 5 veces más al pueblo ecuatoriano, es decir sobreprecio y corrupción.
Dijo que una organización del llamado comité ciudadano hizo un cálculo de esa corrupción y concluyó que desaparecieron o se robaron 35 mil millones de dólares, dineros que eran del pueblo.
Para José Ignacio, el buen periodismo y la buena comunicación que no es llunk´u debe denunciar esa injusticia.
Como vive en Ecuador afirma que este domingo en la consulta popular ganará el no a la reelección indefinida. En la entrevista contó que el anterior gobierno modificó la Constitución para tener una reelección indefinida de los gobernantes y eso según López Vigil es monarquía.
Explicó que otro caso ocurre en Nicaragua con el gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo. Ortega fue el gran comandante de la guerrilla sandinista, pero más que él gobierna su esposa y por su actitud parecen gángsters dice el comunicador.
“Fíjate en lo que hacen, no en la gorrita de socialistas o comunistas, sino en su actitud” señala José Ignacio López Vigil.
En relación a Venezuela señala que Hugo Chávez nacionalizó una de las reservas má grandes de petróleo, pero se murió y terminó metiendo la pata. Su seguidor Nicolás Maduro “metió las cuatro patas” sin consultar al pueblo y echa la culpa de todo al imperialismo que sí hay pero también adentro hay problemas, la responsabilidad total no está en el imperio, asegura José Ignacio.
Y examinando la realidad venezolana afirma que Maduro se inventó una constituyente y cuando la gente salió a las calles a protestar lo único que se le ocurrió fue reprimirla. En resumen según este comunicador a la izquierda latinoamericana le falta autocrítica, no escucha al pueblo se escucha a sí misma.

La buena Radio goza de buena salud

Cuando reflexiona sobre la buena Radio asegura que hoy debe estar de novia de las tecnologías de la información, del internet y de las redes sociales, debe ser coqueta y no tenerle miedo al matrimonio con la tecnología y aliarse a las redes sociales para estar más cerca de la población.
Recuerda que hace 10 años deberían grabar muchos cassettes con producciones de radialistas apasionados, la gran productora multimedia de historias del pueblo, historias de la humanidad para distribuirlas entre las radios. Recuerda que parecían Papa Noel distribuyendo todo ese material, hoy en cambio lo hacen con un click en la computadora.
Frente a esto la radio debe ser astuta, inteligente para multiplicar su eficiencia en video, audio, texto y otras alternativas más.

El derecho de la palabra el derecho de la comunicación está maltratado…

José Ignacio López Vigil afirma que este es el primer derecho del pueblo que la Radio debe hacer respetar, porque afirma que con ese derecho se consiguen los demás derecho, a la salud, educación y otros.
Afirma que en Ecuador por ejemplo donde La ley de los medios de comunicación debería dar frecuencias a la población no dio ni una sola Radio o ni una sóla frecuencia a las comunidades, los grandes medios de comunicación, afirma, siguen en manos de pocos y el pueblo no puede seguir mendigando ese derecho.
En definitiva dice que la buena comunicación y el buen periodismo es decir lo bueno que hace un gobierno pero también denunciar lo malo que está haciendo.

 

 

0
0
0
s2sdefault

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA