mi
20. mar 2019

SIGLO XX

Angélica, Eduardo y Simón buscan tener casa propia. Se cansaron de vivir en una incómoda lata de sardinas o pagando un cuarto en alquiler. Anoticiados de la vivienda solidaria agarraron un teléfono, marcaron un número y decidieron exigir información para beneficiarse con este plan que el gobierno lanzó años atrás en Bolivia, la prioridad es atender a madres solteras y a personas con discapacidad que no tengan vivienda.

Angélica, Eduardo y Simón buscan tener casa propia. Se cansaron de vivir en una incómoda lata de sardinas o pagando un cuarto en alquiler. Anoticiados de la vivienda solidaria agarraron un teléfono, marcaron un número y decidieron exigir información para beneficiarse con este plan que el gobierno lanzó años atrás en Bolivia, la prioridad es atender a madres solteras y a personas con discapacidad que no tengan vivienda.

A Eduardo le falla enormemente la motricidad en las manos, le resulta complicado hasta saludar a los amigos. Simón perdió la vista desde niño y Angélica es reservada, reservada, reservada, quieren casa propia.
Uno de ellos se anima y marca el 800101140, número de celular con servicio gratuito del Fondo Nacional de Equidad y Solidaridad, FNSE, allí atiende Silvio Claros y dicta estos requisitos para contar con la vivienda solidaria:
Carnet de discapacidad.
Carnet del tutor o apoderado de la persona con discapacidad, puede ser la mamá, el hermano, la esposa o el hijo.
Carnet de identidad del beneficiario.
Croquis del lugar donde vive actualmente.
Número de teléfono de referencia para ubicar al aspirante a vivienda solidaria.
Adjuntar al folder una fotocopia de la factura o papeleta de pago de energía eléctrica
La alcaldía debe ayudar en la medida de sus posibilidades para dotar de terreno a la persona con discapacidad.
Junto a esos requisitos se firma un acta de compromiso con la alcaldía. El Fondo Nacional de Equidad y Solidaridad se compromete al financiamiento de la vivienda.
Se recomienda que la alcaldía ayude a conseguir la minuta del derecho propietario del terreno, donde se incluya un código y los planos.
Con esos requisitos es posible empezarla construcción de la vivienda solidaria.
El contacto para las personas con discapacidad es Gregorio Batallanos en el departamento de Potosí, su número es 72484883.
Simón, el más inquieto para conseguir la vivienda apaga el celular y agradecido camina ayudado por un bastón hacia la calle decidido a conseguir los requisitos para contar con la vivienda propia.
Unas 400 personas están afiliadas a la organización de personas con discapacidad en Llallagua. De ellas unas 100 no contarían con vivienda propia.

 

 

0
0
0
s2smodern